Manejo Integrado de Plagas (MIP)
Clave para un exitoso Control de Roedores
(Continuación)


Un MIP debe considerar:
• capacitación a las personas (manejo de basuras y residuos).
• medidas químicas (uso de rodenticidas).
• medidas no químicas (uso de trampas pegajosas, captura, etc.)
• resguardo de fauna que sea un control natural de los roedores.

De esta manera nuestro MIP se transforma en una herramienta efectiva para solucionar los problemas de roedores.

Algunos tipos de manejos que debe incluir un MIP son:
• Manejos no químicos, como el uso de trampas pegajosas (Trampa Pegajosa 48-R y Trampa Pegajosa 72-MB), trampas de captura, trampas de golpe (Trampa de Golpe Atrapa Ratas y Trampa de Golpe Atrapa Ratones) desmalezamientos, podas, mejorar sistemas de hermetización de las construcciones, etc.
• Medidas químicas, considera el uso de rodenticidas en base a Bromadiolona como Deadline® y Ratamix® o Brodifacum como Rodex®, en sus distintas formulaciones.

¿Qué determina que un MIP sea efectivo?
El éxito de un MIP está relacionado con:
• un buen diagnóstico,
• mantener un adecuado control cultural,
• control biológico,
• control físico/mecánico
• control químico.
El enfocarnos en sólo un tipo de control no garantiza la resolutividad del problema.

Si bien, los rodenticidas por si mismos tienen un determinado potencial para resolver los problemas de roedores, que esto solucione el real problema depende en gran medida de los cambios culturales y conductuales de las personas.

Un buen desarrollo de un MIP implicará realizar capacitaciones a las personas en el uso y manejo de los productos.

< Volver a Pag. 1