Chinches de Cama, Una Plaga a Tomar en Cuenta

Los chinches de cama (Cimex lectularius)  son insectos de hábitos nocturnos, parásitos hematófagos principalmente de humanos, los hospederos también pueden ser ratas, ratones, palomas, murciélagos, gallinas, etc. Los chinches ingresan a casas a través de ropa, maletas, ropa de cama, colchones, muebles que provienen de un área infestada.

Estos insectos han experimentado un resurgimiento en los últimos años a nivel mundial,  afectando a personas en viviendas particulares, medios de transporte, cines, teatros, albergues, hoteles, que son  la industria más afectada por esta plaga. Los chinches afectan y pueden afectar a todo tipo de personas, con independencia de su situación social y/o económica.  

Su ciclo vital, en condiciones óptimas, puede oscilar entre 4 y 5 semanas (temperatura: 28º a 32ºC con humedad relativa: 75-80%).

En infestaciones importantes, los insectos pueden encontrarse en otras áreas de la vivienda a parte de dormitorios, en proximidades de sofás, living, roperos, equipos electrónicos, mascotas. Son posibles los casos de picaduras diurnas, especialmente en el caso de chinches “hambrientos” (por ayuno prolongado).
 
Las chinches tienen una importante habilidad para localizar a sus huéspedes, para ello se guían por el calor y por la emisión de CO2 del ser humano.

En el caso de las persona con picaduras se recomienda uso de jabones antisépticos yodados para lavar las lesiones de piel y antihistamínicos orales con el objetivo de evitar las dermitis y urticarias que la picadura puede provocar.

> Continúa en Pag. 2