Manejo Integrado de Plagas (MIP)
Clave para un efectivo Control de Roedores

¿Qué es y para qué sirve un Manejo Integrado de Plagas (MIP)?
El MIP, es un programa o plan que interrelaciona todos los factores que pueden favorecer o afectar el desarrollo de una plaga y sirve para organizar e integrar distintos factores que nos permitirán controlar de manera eficiente y eficaz la plaga de roedores, luego de haber realizado un diagnóstico adecuado de la situación.

¿Qué acciones puede contemplar un MIP?
Para controlar de manera eficaz a los roedores, se puede actuar con acciones preventivas y/o curativas.
Preventivas: Implica gestionar un conjunto de medidas que permitan mantener limitados los factores que posibilitan la llegada y permanencia de los roedores en su casa, empresa, colegio, etc. Estas acciones deben considerar:
• mantener limpios los sectores de basuras (basureros con tapas),
• no dejar materiales en desuso en un lugar de manera desordenada,
• no dejar alimentos fuera de sectores de almacenamientos,
• hermetizar todos los posibles ingresos de roedores,
• realizar manejos ambientales como desmalezamientos en contorno de construcciones y evitar que ramas de árboles topen con el techo de estas.
Curativas: Implica gestionar un conjunto de medidas y acciones que permitan resolver los factores que desencadenaron la presencia y permanencia de los roedores. Debe considerar:
• retiro de escombros, materiales en desuso, malezas, podas de árboles, etc. Estas acciones implican eliminar los focos de albergues (previo a estas acciones, es importante disponer cebos raticidas, 7 a 10 días antes, en estos puntos para evitar que la posible población de roedores que exista en estos lugares, migre a las zonas que queremos proteger).
• minimizar puntos de alimentación (adecuado manejo de basuras y residuos orgánicos),
• utilizar productos químicos o mecánicos para el control.

> Continúa en Pág. 2